sábado, 23 de febrero de 2013

Novedades para el Dreamliner

El primer 787 de LAN siendo tractado a Mantto,

Al parecer Boeing dio con una solución para el tema de las baterías y no uno provisorio como se esperaba sino uno definitivo. Una buena movida, ya que hasta el día de hoy, no se sabe la causa del cortocircuito de una de las celdas de las baterías.

La solución no será el re diseño de las baterías  ya que al no saber que pasó, difícilmente pueden generar una solución al problema. Por lo tanto el tema va por soluciones que mitiguen las consecuencias que podrían ocasionar un nuevo cortocircuito en las celdas.

Los cambios propuestos son:

- Una cubierta a prueba de fuego para almacenar las 8 celdas de la batería para contener humo y fuego del resto de la circuiteria en las bahías E/E.

- Venteo del humo y gases fuera del avión a través de cañerías instaladas en las nuevas cubiertas. Esto es para asegurar que el humo no se meta en la cabina.

- Mayor espacio entre las 8 celdas y una división de cerámica entre las celdas.

- Mejoramiento del monitoreo de las celdas con información presentada a los pilotos a través de todas las fases del vuelo de cada una de las celdas.

- Nuevos procedimientos para el monitoreo de las celdas a ser realizado por los pilotos antes, durante y después de cada vuelo.

Estas medidas fueron presentadas a la FAA para que se autoricen las pruebas e implementación de estas medidas. Sin embargo la respuestas de la FAA fue:

"La FAA está revisando la propuesta de Boeing y la analizará detenidamente. La seguridad del público es nuestra primera prioridad y no permitiremos que el 787 vuelva a servicio hasta que estemos seguro que la solución propuesta haya solucionado el riesgo de que las baterías fallen".

Sabido era que la FAA no se la iba a hacer fácil a Boeing, más aun cuando la NTSB no ha determinado la causa del cortocircuito. Boeing ha cooperado en todo momento con la FAA, sin embargo sigue siendo decisión de la FAA autorizar a Boeing iniciar las pruebas.

De acuerdo a reportes que circulan por la red, Boeing planea realizar las pruebas, certificación e implementar los cambios, de tal forma que los 787 vuelvan a volar para fines de Marzo o inicios de Abril.

Tener los 787 en tierra generan una gran perdida, tanto para los operadores como para Boeing. También es probable que nunca se sepa que generó el cortocircuito. Dado lo anterior, lo mas probable es que la FAA permita a Boeing implementar sus modificaciones. 

De seguro, tras bambalinas, la empresa fabricante de las baterías  seguirá buscando las causas o un nuevo diseño de las baterias a fin de asegurar la calidad y seguridad de todos los dreamliners.


No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es bienvenido.