miércoles, 15 de agosto de 2012

AIRVENTURE OSHKOSH 2012 - Parte 2

Cada año la Experimental Aircraft Association (EAA) organiza la feria denominada AirVenture, uno de los eventos de aviación civil de mayor importancia en el mundo.

La feria se realiza generalmente la última semana de julio en la ciudad de Oshkosh Wisconsin, 66.000 habitantes, ubicada a 150 y 260 kilómetros al norte de Milwaukee y Chicago respectivamente.

Este año la feria se desarrolló entre el 23 y 29 de julio y tuve la oportunidad de visitarla durante cuatro días. A continuación describo lo que me tocó ver y vivir durante los días que estuve hasta 12 horas disfrutando de un sinnúmero de actividades.

Homenaje a Veteranos y Aviones de Guerra

Este año la EAA organizó una serie de homenajes a los veteranos de guerra de los EEUU, muchos de los cuales llegaron a la feria en un B737 de American Airlines que aterrizó el miércoles en la tarde.

Las actividades de los veteranos generalmente eran junto a los aviones que ellos mismos conocieron y pilotearon, algunos de ellos participaron en charlas que se dieron al aire libre teniendo como telón de fondo los distintos aviones utilizados en combate, otros firmaron libros escritos por ellos mismos con relatos de sus vivencias.
Por último, el día viernes se organizó un desfile donde los veteranos, agrupados por rama de las fuerzas armadas, pasaron frente al público junto a algunos vehículos militares recibiendo el cariño y respeto de los asistentes. El desfile finalizó en la Phillips Plaza 66 junto a algunos aviones clásicos: Boeing: B-29 (“FIFI” el único de su tipo en vuelo) y B-17; North American: B-25 Mitchell, P-51 Mustang, T-28 Trojan y T-6 Texan, entre otros.

Operaciones Aéreas

Las operaciones en ambas pistas era un espectáculo aparte. Durante la semana que duró la feria la torre de control de OSH se transformó en la de mayor tráfico a nivel mundial. Solo con un manejo eficiente y para nosotros en ocasiones algo arriesgadas operaciones se hacía posible recibir y despachar el gran número de aviones que operaron durante los días que duró la feria.

Como dato podemos decir que el día miércoles 25 de julio los despegues y aterrizajes fueron más de 2.000, igualándose un antiguo registro de operaciones.

La torre propiamente tal ordenaba las llegadas, las salidas eran coordinadas por un grupo de personas que se encontraba en el cabezal de cada una de las pistas operando sobre una plataforma en una frecuencia distinta. No se utilizaban las matriculas para las comunicaciones, el color y tipo de avión permitía individualizarlos, además para agilizar las llegadas y salidas los pilotos no requerían dar respuesta a las instrucciones recibidas. En ocasiones, durante aproximaciones de varios aviones, se solicitaba a un piloto que moviera las alas para identificarlo.
De manera tal de evitar interferencias entre las operaciones de ambas pistas los tránsitos de los vuelos visuales eran bastante “estrechos” lo que permitía ver virajes pronunciados a baja altura y muy cerca del cabezal. Para optimizar el número de llegadas las pistas tenían pintados unos puntos de colores que eran utilizados como cabezales virtuales, es decir, el largo de la pista era dividido en dos o tres. Las autorizaciones de aterrizaje muchas veces eran en paralelo al cabezal propiamente tal: “white numbers” y en alguno de los puntos, por ejemplo: “blue dot”. Alrededor de la pista 9/27 había pasto lo que permitía que los aviones chicos y medianos apenas disminuían su velocidad salieran de ella, solo con la llegada de aviones del tipo ejecutivo las operaciones volvían a lo que estamos acostumbrado ver.

En las salidas era posible ver hasta tres aviones despegando: uno rotando, otro en carrera de despegue y el tercero iniciando la suya, además los despegues en formación eran habituales.

Todo avión que llagaba debía tener un letrero con un código (dos o tres letras) que permitía identificar a donde se dirigía, esto ayudaba al personal de tierra a guiarlo a su destino final. Por ejemplo, GAC: General Aviation Camping, HBP: Homebuilt Parking, SP Seaplane Area, etc. Para las salidas se solicitaba indicar si el vuelo era VFR o IFR de la misma forma.

Base Hidroaviones

A unos 10 kilómetros al sur de aeropuerto de Oshkosh, en una hermosa bahía del lago Winnebago, estaba ubicada la base de los hidroaviones. En este lugar existían instalaciones para recibir a los aviones como también para que sus pilotos y acompañantes pudieran acampar. Un bus de acercamiento permitía a quienes decidían quedarse en este lugar acceder a la feria.

Estadísticas Versión 2012

Los asistentes a la versión 2012 del AirVenture fueron 508.000 personas provenientes de 72 países, siendo los principales visitantes extranjeros los canadienses, australianos y brasileros. El evento contó con la participación de 4.800 voluntarios que ayudaron en cada una de las actividades de la feria como también en su logística.

Más de 10.000 aviones llegaron al aeropuerto de Oshkosh y otros cercanos. En el área de exhibición se presentaron 2.489 aviones: 978 de fabricación casera, 907 antiguos, 336 militares, 105 ultralivianos, 97 anfibios, 35 acrobáticos y 31 helicópteros. Más de 200 Piper J-3 Cubs estuvieron presente celebrando los 75 años de este fiel avión.

Los expositores fueron 802 y se acreditaron 897 periodistas provenientes de los cinco continentes.

Al cierre de esta versión se informó que el próximo año la feria se realizará entre el 29 de julio y 4 de agosto.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es bienvenido.