lunes, 13 de agosto de 2012

AIRVENTURE OSHKOSH 2012 - Parte 1

Cada año la Experimental Aircraft Association (EAA) organiza la feria denominada AirVenture, uno de los eventos de aviación civil de mayor importancia en el mundo.

La feria se realiza generalmente la última semana de julio en la ciudad de Oshkosh Wisconsin, 66.000 habitantes, ubicada a 150 y 260 kilómetros al norte de Milwaukee y Chicago respectivamente.

Este año la feria se desarrolló entre el 23 y 29 de julio y tuve la oportunidad de visitarla durante cuatro días. A continuación describo lo que me tocó ver y vivir durante los días que estuve hasta 12 horas disfrutando de un sinnúmero de actividades.

Experimental Aircraft Association - EAA

La EAA fue fundada en 1953 por un grupo de personas de Milwaukee interesadas en la construcción de sus propios aviones. A través de las décadas la misión de esta asociación ha ido creciendo, siendo hoy aviones antiguos, clásicos, militares, acrobáticos, ultralivianos, helicópteros y los fabricantes contemporáneos.

Como en sus inicios esta organización tenía intereses solo en aviones fabricados o modificados por sus miembros, los que debían llevar en su fuselaje la palabra EXPERIMENTAL, se decidió denominarla Experimental Aircraft Association – EAA.

Actualmente la EAA cuenta con oficinas y un museo en el mismo aeropuerto de la ciudad de Oshkosh y la componen aproximadamente 170.000 miembros.

El Recinto

El lugar del evento fue el aeropuerto de Oshkosh, Wittman Regional (OSH / KOSH), donde en aproximadamente 10 kilómetros cuadrados se reunieron miles de aviones y personas amantes de la aviación de todo el mundo. El recinto está ubicado en la misma ciudad, siendo muy fácil acceder a servicios en ella, a un costado de una de las pista hay dos hoteles que tieneian acceso directo a la feria, uno de ellos cuenta con una terraza donde se puede almorzar y disfruta de las operaciones y show aéreo.
El aeropuerto cuenta con cuatro pistas, de las cuales las dos principales, dispuesta como una “T”, son utilizadas durante el evento: RWY 9/27 de 1.800*45 metros y RWY 18/36 de 2.400*45 metros. La primera estaba operativa durante todo el día para los arribos y salidas de todo tipo de aviones, la segunda durante las tarde era utilizada para el show aéreo.
El recinto, además de las dos pistas, contaba con un área de exhibición de aviones particulares (ordenados por tipo) y de empresas expositoras, un museo, campamento para visitantes que llegaban por tierra y avión, estacionamientos, sala de seminarios y talleres, cine, capilla, etc.

Muchos de los visitantes estaban acampando en el mismo lugar, existiendo todas las facilidades para ellos: baños, duchas, comedores, estanques de agua potable, servicio de buses al interior del recinto, como también otro que salía hacia un supermercado y tiendas cercanos.
Para los pilotos que llegaban en sus aviones y que se quedaban en el campamento existían lugares para solicitar combustible de distintos tipos, el que era distribuido en camiones, e información para planificar sus vuelos.

Aérea de Exhibición

Para acceder al área de exhibición se debía cancelar una entrada de USD 41 cada día, el estacionamiento en el recinto tenía un valor de US$9, sin embargo era posible dejar el auto en los hoteles vecinos o centro comercial y utilizar los buses de acercamiento para llagar al área de exhibición.

El movimiento comenzaba muy temprano, a las 7:30 de la mañana ya se veían visitantes que llegaban en sus automóviles y se escuchaban motores de aviones. Los expositores abrían sus stand a partir de la 9 de la mañana.

A través del acceso principal se llegaba al sector de los expositores donde se encontraban los stands de los clásicos y nuevos fabricantes de aviones, motores, instrumentos y otros tipos de suministros para la aviación. En cuatro hangares estaban ubicadas empresas de servicios y accesorios, por último había un sector denominado “feria de las pulgas” donde se vendía de todo.
Cercano a la parte central de la pista 18/36 se encontraba un sector de exhibición de aviones denominado Phillips 66 Plaza, que era el eje del evento. En este lugar permanecían los principales aviones en exhibición, algunos de ellos solo estaban un día, por lo que en cada jornada había sorpresas. Además, a través de este lugar algunos de ellos salían para realizar sus vuelos. Este año se presentaron: DC-10 hospital Orbis; A300 de Federal Express; B737 de Southwest; A320 Jet Blue, Junkers JU-25, Blue Angel F/A-18, F-4D Phantom, la USAF estuvo presente con: Lockheed C-5 Galaxy y F-16, Boeing C-17 Globemaster y KC-135 Stratotanker, la US Navy: Lockheed P-3 Orion, Grumman E-2C Hawkeye 2000.

Luego, hacia el norte y sur de la Phillips 66 Plaza se ubicaba el resto de los aviones en exhibición, los que estaban agrupados por tipo: militares, antiguos, experimentales, de fabricación casera (homebuilt), anfibios, etc., siendo los más visitados los militares y de fabricación casera.

En otro sector denominado Honda Forums Plaza existían quince hangares que eran utilizados para realizar charlas y talleres durante todo el día. Estas actividades estaban dirigidas a niños y adultos, se enseñaba desde cómo construir un avión a escala hasta uno para volarlo, pasando por el entelado de alas y fuselajes, soldadura, utilización de herramientas especificas, operaciones aéreas, utilización de instrumental de aviación etc., etc., etc.

El Show Aereo

Todos los días se realizaba un show aéreo entre las 14:30 y 18:00 hrs. Durante la primera hora se mostraban aviones de expositores, luego a partir de las 15:30 comenzaba el show oficial auspiciado por Rockwell Cillins.
El show transcurría con un gran dinamismo, sin “tiempos muertos”, mientras se presentaba una aeronave la siguiente despegaba y comenzaba su rutina inmediatamente terminaba la anterior, incluso antes que aterrizara. La calidad del sistema de amplificación y del locutor permitían que todos los asistentes recibieran información relevante en forma permanente, ayudando a que el público no perdiera interés en lo que se presentaba. Finalizada una rutina el o los pilotos se subían a un Ford Mustang convertible para que fueran saludados por los asistentes.
Un gran diferencia con nuestras ferias es que una vez al interior del área de exhibición ya no existían rejas que separaran a los asistentes con las pistas y calles de carreteo. Esto permitía al público estar y sentirse muy cerca de los aviones y pilotos que realizaban el show, además facilita enormemente obtener buenas fotos. Desde muy temprano, apenas los asistentes llegaban a la feria elegían un lugar para ver el show de la tarde, en dicho lugar dejaban sus sillas plegables “reservándolo” y volvían al área de exhibición.

Este año se realizaron varios homenajes a los veteranos de guerra, actividades que estuvieron cargadas de mucho patriotismo y respeto por las personas que han participado en alguna de las guerras en las que intervino EEUU. Parte del show consideraba el desfiles de los veteranos como también demostraciones de aviones de guerra de distintas épocas y una presentación denominada “Tora! Tora! Tora! que simulaba el ataque aéreo de Japón a Pearl Harbor, con gran despliegue en el aire y tierra.
Otra de las novedades del show de este año fue la aparición de dos F-18 de la marina de los EEUU, uno de ellos realizó una presentación y voló en formación con otros aviones.
Por último, el día sábado se realizó un segundo show aéreo en la noche. Se inició a las 20:15 horas después de la puesta de sol y finalizó cerca de las 22 horas con un espectáculo de fuegos artificiales.

Fotos: Alejandro Torres y Página AEE

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Tu comentario es bienvenido.